DONA AHORA

Fundación CARF

20 mayo, 24

Blog

Joseph Dinh Quang Hoan

Joseph Dinh, sacerdote de Vietnam, estudia para formar a seminaristas de su país

Joseph Dinh Quang Hoan es sacerdote de la diócesis de Thai Binh, una de las más pequeñas del norte de Vietnam. Nació en esta misma ciudad el 3 de febrero de 1989, y hoy se encuentra en Roma estudiando una Licenciatura en Teología (especialización en Liturgia) gracias a la ayuda de los benefactores de la Fundación CARF.

Joseph nació en una familia católica de varias generaciones que le transmitió una fe verdadera y fuerte. «Crecí rodeado del amor de mis padres, parientes y mi comunidad religiosa, que es de unos 100 cristianos», cuenta.

El sueño de ser sacerdote desde joven

Como otros niños, pasó la mayor parte de su infancia en el patio de recreo de la iglesia. Fue monaguillo en su parroquia, por lo que pudo vivir muy de cerca la celebración de la Santa Misa en numerosas ocasiones. Esto le empujó desde muy joven a desear vivir la vida consagrada como sacerdote. «Mantuve mi sueño de ser sacerdote en mis oraciones durante mucho tiempo». 

Después de eso, dejó su pueblo natal para ir a la ciudad más grande de Vietnam, Saigón, situada en el sur del país. Allí estudió cuatro años en la Universidad Nacional de Vietnam. Durante su época de estudiante, tomó conciencia más clara y firme de su vocación interior. Y esto es lo que pensaba: «Quiero ser sacerdote diocesano para poder servir a la gente en la tierra donde nací y crecí en paz».

Sacerdote Joseph Dinh Quang Hoan

La formación sacerdotal

Al terminar la universidad, volvió a participar en el programa de formación sacerdotal de la diócesis antes de ir a estudiar oficialmente en el seminario san José, en Hanói, capital de Vietnam.

«Durante mis ocho años de estudio en el seminario, siempre he intentado estudiar con diligencia para poder adquirir conocimientos, así como formarme para adquirir la mejor vida espiritual y humana, preparándome para mi ministerio pastoral en el futuro», relata.

Tras graduarse en el Gran Seminario de Hanói, regresó a su diócesis de Thai Binh y fue ordenado sacerdote en 2021, durante la pandemia de Covid. Su obispo le envió a cuidar de una parroquia rural. «Me sentí muy feliz de poder vivir y cuidar a los fieles que se me habían confiado como párroco», señala Joseph Dinh Quang Hoan.

Un sacerdote que sueña con Roma

Pasado un tiempo, su obispo le envió a estudiar a Roma con la intención de prepararse en la misión de formar a nuevos seminaristas diocesanos. «Esto es también lo que siempre he deseado: ir a Roma, la ciudad eterna y capital de la Iglesia católica, para ampliar mis conocimientos y abrirme nuevos horizontes culturales, que me serán tan útiles para mis tareas profesionales en el ámbito de la formación de los seminaristas», dice con entusiasmo.

Para Joseph Dinh estudiar y residir en Roma no es sólo su sueño, sino el de muchos creyentes vietnamitas. «Para nosotros, Vietnam, un país con muchas dificultades económicas, visitar Roma no es tan fácil. De hecho, mi diócesis de Thai Binh está construyendo actualmente un Seminario Mayor, llamado Seminario Mayor del Sagrado Corazón de Thai Binh».

El seminario necesita muchos profesores de diversas materias. Su diócesis también tiene más de cien seminaristas mayores estudiando en el seminario diocesano en este momento. Por lo tanto, Joseph Dinh Quang Hoan es aún más consciente de su responsabilidad de estudiar en esta hermosa tierra.

Quiere estudiar todo lo que pueda para poder volver a servir a la Iglesia en la formación de los seminaristas de su diócesis.

¡Gracias a la Fundación CARF!

Por todos estos motivos, está muy agradecido a los benefactores de la Fundación CARF por haberle posibilitado la ayuda para que pueda estudiar en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz (PUSC) en Roma. «Se trata de una gracia y un apoyo significativos y sumamente importantes para mí y también para mi diócesis», expresa. 

Además, cuenta que su obispo diocesano también se mostró muy agradecido y feliz al conocer la buena noticia de que había recibido una beca de la PUSC, gracias a la Fundación CARF. 

Se despide de todos los benefactores: «Quisiera agradecer sinceramente a todos los benefactores que generosamente me apoyaron económicamente para que pueda vivir y estudiar en Roma. Siempre rezo y recuerdo a quienes me han ayudado en mi camino para vivir una vida consagrada y lograr una buena educación».


Gerardo Ferrara
Licenciado en Historia y en Ciencias Políticas, especializado en Oriente Medio.
Responsable de alumnado en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz de Roma.

UNA VOCACIÓN 
QUE DEJARÁ HUELLA

Ayuda a sembrar
el mundo de sacerdotes
DONA AHORA