Fundación CARF

14 julio, 23

Artículos de Expertos

Los jóvenes y la vida real

D. Francisco Pellitero desgrana las palabras y mensajes del papa Francisco a los jóvenes dirigidas durante los meses previos a la JMJ de Lisboa 2023, donde les invita a marchar contracorriente, redescubrir el silencio y abrir la puerta de la oración.

Con los jóvenes de Hungría, casi en un previo de la JMJ de Lisboa, el Papa estuvo claro y entusiasta (cfr. Discurso en el Papp László Budapest Sportaréna, 29-IV-2023). No dejó de hablarles de sus raíces (condición de vida) y ante todo, de Cristo. El papa Francisco a los jóvenes de hungria les dijo que las respuestas preconfeccionadas no sirven. Que «Cristo es Dios en carne y hueso; es el Dios vivo que se hace cercano a nosotros; es el Amigo, el mejor de los amigos; es el Hermano, el mejor de los hermanos; y es muy bueno haciendo preguntas. En el Evangelio, de hecho, Él, que es el Maestro, hace preguntas antes de dar respuestas».

papa francisco a los jóvenes

A los que desean cosas grandes, jóvenes y no tan jóvenes, les enseña que «uno no se hace grande pasando por encima de los demás, sino abajándose hacia los demás; no a costa de los demás, sino sirviendo a los demás (cfr. Mc 10,35-45)».

El papa Francisco a los jóvenes

Jesús nos enseña a arriesgar, apuntar alto; pero también a entrenar. A hacer equipo sin encerrarse en un grupito de amigos y en un teléfono celular. Además el papa Francisco a los jóvenes ha querido decirles: «No tengan miedo de ir contracorriente, de encontrar cada día un tiempo de silencio para hacer un alto y rezar». Aunque hoy todo parece empujarnos a ser eficientes como máquinas, no somos máquinas. Al mismo tiempo, es verdad que con frecuencia nos quedamos como si nos faltase la gasolina, y por eso necesitamos recogernos en silencio.

Para el Papa, «El silencio es el terreno en el cual se pueden cultivar relaciones provechosas, porque nos permite confiarle a Jesús lo que vivimos, llevarle rostros y nombres, depositar en Él nuestras angustias, pensar en nuestros amigos y hacer una oración por ellos».

Documental papa Francisco Amén

Además, «el silencio nos da la posibilidad de leer una página del Evangelio que le hable a nuestra vida; de adorar a Dios, encontrando así la paz en nuestro corazón».

Pero el papa Francisco a los jóvenes les añade que quizás «el silencio te permite escoger un libro que no estás obligado a leer, pero que te ayuda a leer el corazón humano; a observar la naturaleza para no estar sólo en contacto con las cosas hechas por el hombre y descubrir así la belleza que nos rodea».

Pero, ojo, remarca el Papa con mucha fuerza a todos los jóvenes: «El silencio no es para quedarse pegado al celular y a las redes sociales. No, por favor. La vida es real, no virtual; no sucede en una pantalla, ¡la vida sucede en el mundo! Por favor, no virtualizar la vida. Lo repito: no virtualizar la vida, que es concreta. ¿Entendido?»

papa jovenes3

Es esta una llamada del papa Francisco al realismo, realismo que necesita, como se ve, del silencio; porque «el silencio, es la puerta de la oración, y la oración es la puerta del amor». En la oración, aconseja Francisco, «no tengan miedo de llevar a Jesús todo lo que pasa en vuestro mundo interior: los afectos, los miedos, los problemas, las expectativas, los recuerdos, las esperanzas, todo, también los pecados. Él entiende todo. La oración es diálogo de vida, la oración es vida».

Amar y servir

Realismo y vida. El peligro hoy, advierte el papa Francisco a los jóvenes, es ser «personas falsas, que confían demasiado en sus propias capacidades y a la vez viven de las apariencias para quedar bien; alejan a Dios de su corazón porque solamente se ocupan de sí mismos». En cambio el Señor, como se ve en los Evangelios, hace cosas grandes con nosotros si somos auténticos, si reconocemos nuestras limitaciones y vamos adelante luchando contra nuestros pecados y defectos.

¿Que le pide el Papa Francisco a los jóvenes de hoy?

Y para concretar y finalizar el papa Francisco a los jóvenes les anima a preguntarse: «¿Qué hago yo por los demás?, ¿qué hago yo por la sociedad, ¿qué hago yo por la Iglesia?, ¿qué hago por mis enemigos? ¿Vivo pensando en mi propio bien o me arriesgo por alguien, sin calcular mis propios intereses? (…) Preguntémonos por nuestra gratuidad, por nuestra capacidad de amar, amar según Jesús, es decir, amar y servir. Como el joven del Evangelio que se fía de Jesús. Y le da a lo poco que tenía para almorzar. Y entonces Jesús hace aquel milagro de la multiplicación de los alimentos (cf. Jn 6, 9)».


Ramiro Pellitero, cedido por el blog Iglesia y nueva evangelización, 21-V-2023.

Comparte la sonrisa de Dios en la Tierra.

Asignamos tu donativo a un sacerdote diocesano, seminarista o religioso concreto para que puedas conocer su historia y rezar por él con nombre y apellidos.
DONA AHORA
DONA AHORA