Los milagros de Lieja, Daroca y Bolsena impulsaron el Corpus Christi